¿Es el tiempo relativo en nuestros días?

No es mi intención hablarte en este artículo sobre la teoría de la relatividad de Einstein, ni nada por el estilo. Tan solo quiero mencionar algunos aspectos en los que el tiempo como cuarta variable necesaria para localizar a una persona (sumada a las 3 variables espaciales), juega un papel importante. 

Quizás, lo primero que se podría comentar es que el tiempo es algo importante para cada persona, ya que es como el dinero, el saldo, que tiene esa persona para conseguir hacer las cosas que quiere: estudiar una carrera, dar un paseo, aprender un idioma, etc. 

A la vez, es lo más valioso que tenemos para compartir con alguien, ya sea en el trabajo o fuera de él. Por tanto, es necesario de vez en cuando que reflexionemos sobre a qué dedicamos el tiempo. Y no me refiero a si es en hacer cosas útiles o menos útiles, si no, a si es aquello a lo que lo queremos dedicar. Puede ser habitual que se nos pase muy rápido un dia, una semana, un mes… ¿Lo he invertido en lo que realmente quiero? ¿Aunque sea en los medios para lograr el fin que busco?

Bueno, y ahora entrando más en materia. ¿Como harían aquellas personas de siglos pasados que no tenían un smartphone o un Apple watch? ¿Dedicaban el tiempo a lo que realmente querían? Pues no lo sé, habría que preguntarles a ellos. Lo que está claro es que posiblemente no tendrían la sensación de llegar tarde a todos los lados, no recibirían presión exterior por no haber respondido un mensaje inmediatamente, no tendrían el sentimiento de culpa por haber llegado cinco minutos tarde al trabajo (quizás a cazar con amigos) o a casa (después de la caza), etc. 

Que por cierto, ¿Quién no ha encendido el móvil para consultar la hora, y no ha necesitado volver a consultar la hora al cabo de un rato porque antes se puso a ver un mensaje o cualquier otra cosa menos la hora?

No quiero decir que la sociedad actual haya fallado en el valor que le da al tiempo. Pero después de varios sábados y domingos en los que por ir con prisa me he dado cuenta de estar corriendo por la calle con la sensación de que llego tarde, ha venido a mi mente: take it easy, man!

Recientemente he leido a un buen blogger que afirmaba que los relojes no se habían inventado hasta la industrialización, porque nadie tenía la necesidad de entrar puntualisimamente en todos los lugares: trabajo, comercios, reuniones, etc. Y es a partir de ahí donde surge la necesidad de coordinar a la gente, de alinearlos en un plan. Yo añado: de darles sentimiento de culpa si no sé comportan como un reloj suizo o como una máquina alemana. Realmente creo que la sociedad nos lleva a ello. A muchas otras cosas buenas también, pero a esta sin duda. Con lo cual, uno hace millones de cosas todos los días, incluso fuera del trabajo, pero… ¿Y que hay de lo que realmente quiero hacer?

Aquí es donde voy a dar un salto, que espero me podáis permitir: ya que el software (se podría decir de muchos aspectos de la vida humana, pero me quiero centrar en el software que hacen las personas) es una actividad intelectual (y por tanto no industrial, mecánica, manual) no podemos ligarla tanto al tiempo. Ocho horas de trabajo de un desarrollador no siempre implican los mismos resultados. Quizás necesite salir a pasear, tomarse un café, reirse, comentar con otra persona, para que pueda finalmente terminar las líneas de código que le permitirán hacer un buen trabajo. En cierto modo, y salvando las distancias, programar para mí es más parecido a pintar un cuadro que a la construcción de un puente. 

Yo no lo he experimentado, pero dicen que en muchos sitios, piden horas sentado delante de una pantalla. Lo que está claro es que en esos sitios, los desarrolladores lo que darán seguro son horas sentados delante de la pantalla, pero no darán ideas, calidad de software o innovación. 

El equipo se tiene que sentir arropado, tiene que sentir que es importante para el negocio. Que lo que necesita, es también importante para la empresa. Porque dependen cosas cruciales del ambiente de trabajo de un desarrollador en concreto. 
Por tanto, medir la productividad de un desarrollador (o la calidad de una persona) por el mero paso del tiempo, o por lo que ha sido capaz de hacer durante un intervalo concreto de tiempo, no son buenas medidas. Hay que valorar el avance real en cada iteración, pero no considerar a priori que en esa iteración se van a dar X mejoras. Está bien tratar de planificarlo, pero la realidad es un plano diferente al de la planificación, la experiencia dice que alguna vez se tocan, pero no siempre. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: